Arquitectura de barcelona
Playa de Barcelona
21, Noviembre d 2017 
El centro Histórico de Barcelona se centra en el distrito de Ciutat Vella.
Arquitectura
Atracciones
Eventos
Otras guias
Barcelona es una gran ciudad que se encuentra dividida en diez distritos, cada uno de ellos tiene su carácter particular que lo diferencia del resto, aunque Barcelona a menudo se identifica con el distrito de Ciutat Vella, que corresponde al centro histórico de la ciudad.

Los Distritos barceloneses son antiguos municipios independientes que se fueron aunando bajo el nombre de la ciudad a partir del siglo XIX.
Ciutat Vella corresponde a lo que es la Barcelona antigua, en este distrito tenemos los barrios más antiguos y conocidos: el Barrio Gótico, El Raval y el Antics Palaus, este último es un conglomerado de antiguos barrios como Sant Pere, Santa Caterina, el Born y la Ribera....este último es uno de los barrios con más historia de la ciudad, ya que antiguamente era un barrio marginal a las afueras de la ciudad en el que vivían los pescadores.

En esta parte de la ciudad también se encuentra la Barceloneta, el barrio más reciente del conjunto anterior que se encuentra junto a la playa del mismo nombre. La Barceloneta surge como barriada en el siglo XVIII debido al realojo en esta zona de los desplazados del barrio de la Ribera, con la excusa de la construcción del parque de la Ciutadella.

Ciutat Vella es el núcleo central de Barcelona, hoy en un distrito mas, pero fue el centro de la ciudad amurallada hasta 1859.Aún son palpables los efectos de la herencia de las murallas de Jaume I en la ciudad.
El barrio del Raval surge de los caminos rurales de extramuros de la ciudad que siempre ha estado amurallada, este barrio fue el centro de la Revolución industrial del siglo XIX. Hasta entonces había sido una extensión de campo de cultivo que se situaba fuera de la muralla, los campesinos pasaban sus mercancías a la ciudad a través de varias puertas de las cuales sólo perdura una la Puerta de Santa Madrona. El motivo de mantener una basta extensión de terreno alrededor de la muralla, básicamente sin poblar se debía a una estrategia militar, ya que ello les permitía ver con más facilidad si alguien tenía intención de atacar a la ciudad, aparte de mantener aquellas actividades que no eran agradables fuera de la ciudad-. El Raval fue una zona agrícola hasta la Revolución Industrial, los emigrantes se comenzaron a asentar en el lugar, y la zona prosperó convirtiéndose en un barrio más.

El Barrio Gótico por su parte también es el conjunto de una serie de barrios más antiguos de la ciudad, entre los que se encuentran: la Judería, Sant Just i Pastor, Santa Maria del Pi, Catedral, Santa Anna, Mercé y Palau. Es la parte más antigua de toda la ciudad, es el núcleo amurallado. EL barrio no cambió hasta el siglo XIX, cuando sufre bastantes transformaciones, como los cementerios parroquiales que fueron transformados en plazas públicas, el derribo de las murallas, la eliminación de los huertos...

Los barrios de Sant Pere y Santa Caterina, aún mantienen el corte medieval, herencia de la época en la que se establecieron.
El barrio Gótico y el Raval, quedan separados por una ancha avenida conocida como La Rambla.

Este es uno de los puntos turísticos de la ciudad y la principal arteria de Barcelona, donde se centra la vida cotidiana de la ciudad. Este emblemático paseo transcurre desde la Plaza de Cataluña hasta el puerto antiguo.

La Rambla acoge a multitud de actores y músicos callejeros, está plagado de puestos de flores, kioscos, y hay gran número de cafeterías, restaurantes y cervecerías de todo tipo a lo largo de su recorrido. Por ello está siempre lleno de gente, tanto de noche como de día...

Cerca del puerto se colocan mercadillos y los fines de semana es habitual ver a coleccionistas de sellos y monedas.

Mientras paseamos por esta enorme avenida nos encontraremos con edificios destacables de Barcelona, como el Liceu que se encuentra situado allí, o el Palacio de la Virreina.

En la Boqueria encontraremos comercios dedicados sólo a un producto: como el plátano, los huevos o el bacalao. Y además de los productos típicos de un mercado, aquí se encuentran productos de gourmet. Los barceloneses dicen que lo que no se encuentre aquí no se encontrará en ningún otro lugar.
Uno de los lugares más antiguos y conocidos de La Rambla es el mercado de La Boqueria. Las raices de este mercado se encuentran en la Edad Media, ya que en este mismo emplazamiento se organizaban los mercados ambulantes, frente a lo que era antiguamente la muralla.

No es hasta el siglo 1840 que se convierte en un mercado fijo, cuando se decide que ocupará el lugar del antiguo convento de carmelitas que fue devastado por un incendio en 1835. Es entonces cuando recibe el nombre de el Mercado cubierto de San José....nombre oficial de La Boqueria.Hasta entonces el mercado había recibido multitud de nombres: Mercado de la Paja, Mercado de Bornet, Mercado de Pla de la Boqueria...

En 1853 se comienzan a colocar a sus puertas los  conocidos puestos de flores que hoy son una estampa típica de Las Ramblas.

En 1914, se le dota de una cubierta metálica y una estructura de hierro que le da el aspecto modernista tan característico de la ciudad, y que también podemos reconocer gracias a la vidriera del medallón de la entrada principal. El responsable de este proyecto es el arquitecto Miquel de Bergue, gracias a el podemos disfrutar del aspecto actual del mercado.

La oferta hostelera del mercado se completa con diversas tabernas que hay en su interior donde podemos disfrutar de las especialidades locales sin salir de allí.

El nombre de Las Ramblas, o La Rambla, proviene de una voz árabe (ramla) que significa arenal, y que evoca a la época en que la zona era un terreno de caminos rurales a las afueras de la muralla de la ciudad.
A lo largo de nuestro paseo por Las Ramblas desembocaremos en el antiguo puerto, lleno de centros de ocio, restaurantes, y comercios, que junto con el cine IMAX y el acuario que completan la propuesta turística.

En el puerto, localizado en las Atarazanas, los astilleros de la Edad Media en los que se construían los  navíos para la corona de Aragón, se encuentra el Museo Marítimo, y la famosa estatua de Cristobal Colón.

 Todo el paseo es un dibujo de la vida en Barcelona, donde se concentra toda la actividad y que ha sido inspiración para muchos visitantes.