Arquitectura de barcelona
Playa de Barcelona
28, Noviembre d 2014 
Son los puntos más altos desde los que contemplar la ciudad al completo.
Arquitectura
Atracciones
Eventos
Otras guias
Montjuic y el Tibidabo son los dos puntos más altos desde los que podemos contemplar Barcelona y el mar, se han convertido en los miradores de la ciudad y ambos lugares son conocidos por distintos motivos.

El monte Tibidabo, por ejemplo, es mucho más alto que el de Montjuic, que es más bien un promontorio, el Tibidabo se alza 512 metros sobre el nivel del mar, y es el pico más alto de toda la Serra de Collserola.

Desde 1899, el monte Tibidabo se ha convertido en el centro lúdico de la ciudad, concentrando en él multitud de actividades para el ocio. Es uno de los dos miradores que tiene la ciudad.
Plagado de vegetación, el monte ha sido destinado a alojar todo tipo de actividades referentes al ocio. Por ejemplo, allí tenemos un Parque de Atracciones ya centenario, puesto que data de principios del siglo XX, en concreto de 1899, y tiene atracciones para toda la familia. Es uno de los más antiguos de Europa, y fue el primero que se construyó en España. Su origen se debe a Salvador Andreu, el creador de las famosas pastillas para la tos del Dr.Andreu, que fundó la Societat Anónima Tibidabo, uno de los proyectos de esta empresa era crear un centro de ocio que acercara la montaña al público, y así surgió el Parque de Atracciones, que además en la actualidad cuenta con programas educativos para ayudar a los profesores en su labor docente. El parque conserva algunas de las atracciones de antaño, como el Castillo del terror, el Museo de los Autómatas o el Avión, que es una réplica del avión que hizo el trayecto Barcelona-Madrid y data nada menos que de 1928.

Otro de los atractivos del lugar es la manera que hay para acceder a él, ya que aunque hay autobuses y también se puede subir en coche, las dos alternativas que la ciudad nos ofrece son más llamativas: el tranvia o el funicular.

El tranvia azul y el funicular fueron inagurados en 1901. El tramvia Blau nos llevará hasta la Plaza del Dr.Andreu, donde hay tres locales nocturnos muy conocidos que hacen también las veces de mirador, en la misma plaza podemos coger el funicular, que nos subirá a la cima de la montaña y al Parque de Atracciones, el funicular, fue el primer transporte de estas características que se instaló en el estado español.

Desde esta altura la silueta de la Iglesia del Sagrado Corazón es visible desde cualquier punto de la ciudad. El proyecto de esta basílica le valió a su arquitecto Enric Sagnier el título de marqués en 1923, que le concedió el Papa Pío XI.
En lo alto del Tibidabo, junto al Parque de atracciones nos encontramos con la Iglesia del Sagrado Corazón, que recuerda, tanto por emplazamiento como por el nombre a Notre Dame, en París.

El origen de esta basílica data de 1886, cuando al fundador de los salesianos, Giovanni Bosco, le fueron concedidos estos terrenos en los que se construyó un pequeño oratorio que aún hoy existe, la construcción de esta pequeña ermita fue costeada por costeada por la dama barcelonesa Doña Dorotea de Chopitea, hoy en día podemos acceder a ella gracias a una escalinata lateral para descubrir en su interior una imagen del Sagrado Corazón.

La concesión de los terrenos se hizo con el propósito de crear allí un templo en honor al Sagrado Corazón, las obras del mismo se iniciaron en 1902, por el arquitecto Enric Sagnier y no se terminaron hasta 1961.

De corte modernista e inspiración neogótica, la basílica está coronada por una estatua en bronce del Sagrado Corazón realizada por Josep Miret Llopart, pero que no está al nivel del arte barcelonés de la época. Es un templo enorme que cuenta con un ascensor interno que permite subir a lo más alto de la torre, con cual nos encontraríamos a 575 metros por encima del nivel del mar, y así disfrutar de una de las mejores panorámicas de la ciudad.

Otro de los miradores más conocidos del Tibidabo es el que se encuentra en la antena de comunicaciones conocida como la Torre de Collserola y que es obra del arquitecto Norman Foster, fue inaugurada en 1992, con motivo de las Olimpiadas y tiene una altura de 268 metros lo que lo convierte en el edificio más alto de la ciudad y nos ofrece una estupenda visión de la ciudad.

El Museo de la Ciencia se encuentra a los pies del monte, junto a él hay varios restaurantes y bares de copas que remarcan el carácter de ocio de la zona.
Entre otras edificaciones importantes, en la Montaña Mágica nos podemos encontrar con hoteles, con el Museo de la Ciencia, el Planetario u Observatorio de Fabra, que fue fundado por Camil Fabra, marqués de Alella en 1901, y no se finalizó hasta 1905, fecha en la cual también se edificó junto a este el museo de física experimental La Mentora que en la actualidad expone gran parte de los aparatos científicos de la época.

Montjuic por el contrario, es un sitio más histórico, es un pequeño monte de gran importancia militar, en su cima se encuentra una antigua fortaleza que servía como torre de vigía de la entrada por mar a Barcelona. Desde ese punto se domina toda la parte antigua de la ciudad y el mar.

A las faldas del Montjuic están las instalaciones Olímpicas del 92, así como el Jardín Botánico Histórico.

Montjuic siempre fue un lugar estratégico militar, y en él se han encontrado muestras de antiguos asentamientos ibéricos, la zona siempre ha sido de gran importancia. Es el balcón de la parte antigua de la ciudad.
Montjuic también cuenta con lugares de interés turístico como el Poble Espanyol, un recinto de ocio que recoge lugares característicos de toda España, patios andaluces, las Torres de Ávila y otras calles y plazas son representadas en el Poble Espanyol, que también cuenta con gran número de restaurantes que fomentan el ocio.

La oferta que nos presenta Montjuic es más cultural que la de Tibidabo, ya que en el monte se encuentran la Fundación Miró, el Museo CaixaFòrum, el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC),el Teatre Lliure, el Teatre Grec, y el Barcelona Teatre Musical, se encuentran entre las propuestas culturales...


Montjuic cuenta con un teleférico, recientemente remodelado que nos lleva hasta su cima, donde podremos visitar el Castillo.
También podemos visitar el Castillo de Montjuic del siglo XVIII, el mercado de las flores, y la famosa torre de comunicaciones del arquitecto Calatrava que se ha convertido en uno de los iconos de Barcelona.

Es una de las zonas más tranquilas de paseo, llenas de jardines, y donde podemos acceder, a través de la Plaza de España a las instalaciones de la Fira Barcelona, se construyeron con motivo de la Exposición Universal de 1929, y se utilizan para muestras y exposiciones de gran importancia, los fines de semana se suelen realizar espectáculos de luz y sonido en las fuentes de Montjuic.