Arquitectura de barcelona
Playa de Barcelona
02, Agosto d 2014 
En 2005, la fachada de la Pasión es declarada Patrimonio de la Humanidad.
Arquitectura
Atracciones
Eventos
Otras guias
El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, es uno de los primeros proyectos que cayeron en manos de Gaudí en 1883, cogiendo el testigo del arquitecto Francesc de Paula del Villar que abandono la obra por desavenencias con la asociación fundadora. El planteamiento inicial de la Iglesia era de estilo neogótico.

La Sagrada Familia se ha convertido en la obra más conocida de Gaudí y es la imagen más asociada a la ciudad de Barcelona en todo el mundo, y el edificio más visitado de la ciudad.
Es el único proyecto de Gaudí que permanece inacabado, ya que a su muerte, en 1926, aún seguía trabajando en él y sólo pudo ver coronada una de sus torres antes de fallecer, la de San Bernabé. Gaudí dedicó los últimos 15 años de su vida en exclusiva a este proyecto, aunque desde que lo aceptara en 1883 trabajo en él de manera intermitente.

Del trabajo anterior realizado por Frances de Paula del Villar, Gaudí sólo mantiene la cripta que ya había sido construida, el resto lo modifica por completo e inicia una obra que será considerada el punto culminante de su carrera.

Todos los elementos ornamentales hacen referencia a la tradición cristiana. La Sagrada Familia combina la plástica naturista y el movimiento modernista. Es una fusión de la cultura mediterránea con la tradición religiosa.
Comienza a trabajar en la fachada del Nacimiento, la cual, a medida que va creciendo en altura va ganando en imaginación llegando a ser una especie de castillo de arena o de enorme termitero dominando la ciudad. Estas torres son coronadas con elementos típicos de ala iconografía personal de Gaudí. En ellos podemos observar incrustaciones de cristal de murano así como ornamentos complejos en diseño que pudieron ser influenciados por el Art Noveau.

La Sagrada Familia es una increíble obra de arte arquitectónica, Gaudí aplicó en ella de un modo original formas de geometría reglada. Paraboloides, hiperbólicas, vueltas convexas, helicoides e hiperboloides...todo ello es el resumen y la esencia de los conocimientos de Gaudí y de toda su experiencia constructora.

Gaudí comienza a dedicarse por completo al templo tras una grave convalecencia en 1910 a causa de las fiebres de Malta. Para entonces el ábside ya estaba acabado, se finalizó en 1894, y se habían comenzado las obras de cimentación de la fachada del Nacimiento. Durante su enfermedad, Gaudí aprovecha para diseñar la fachada de la Pasión. Cuando se recuperó se tuvo que enfrentar a la amenaza de la paralización de las obras por la falta de fondos. Gaudí se negó a parar las obras y para evitarlo se ofreció a recaudar fondos por las calles entre los ciudadanos, e incluso hizo de guía para todos aquellos que visitaban las obras del templo explicándoles todos los pormenores del proyecto.

El interior del templo según Gaudí tenía que ser como un bosque, y así bajo esta idea dispuso las columnas como si fueran los troncos de los árboles, y la luz al filtrarse entre ellas a distintas alturas da la sensación de atmósfera del sotobosque.

Todo el templo está plagado de símbolos que hacen referencia no sólo a la religión, sino también a la cultura catalana y mediterránea en general. Así mismo podemos observar el amor que sentía Gaudí por la naturaleza, imitándola en todos los rincones del templo.
El templo en el interior cuenta con dos sacristías cuyas linternas coinciden con los puntos cardinales, la representación de las mismas es la que sigue: la linterna del Invierno, encarada al norte y que tiene una serpiente y una hucha simbolizando la prudencia. La linterna del otoño en el oeste, con un yelmo y una coraza, símbolo de fortaleza. La del verano, es la del sur, con una báscula y una espada: la justicia. Y la linterna de la primavera, en el este, símbolo de templanza y que tiene los elementos de un cuchillo, un pan y un porrón, muy típicos por otra parte de la cultura catalana.

La cripta, se encuentra cubierta por una cúpula como imagen de la Anunciación de María, contiene las capillas que están dedicadas a la Sagrada Familia de Jesús y está rodeada por un mosaico típico de la obra gaudiana con trigo y viñedos, que son el símbolo mediterráneo de la fertilidad.

Aún queda por construir la capilla de la Asunción de María que será una imagen de su realeza. La cúpula de la misma ha de ir dispuesta como un mantón levantado por los ángeles de los pináculos del frontón. Bajo ella una representación de la Trinidad corona a la Virgen María en ascensión al cielo.

Gaudí previsualizaba su obra por medio de maquetas en yeso a diferentes escalas que luego se pasarían a la piedra en la obra final.
La construcción de la Sagrada Familia es una incógnita, las obras se pararon en 1936, tras la muerte de Gaudí en 1926, que murió atropellado por un tranvía. se había hecho cargo de la continuidad de las mismas uno de los arquitectos que colaboraban con él en la obra. Las obras se paran cuando el taller en el que trabajaba y guardaba sus maquetas, bocetos y modelos así como la cripta de Gaudí fueron destruidos durante la Guerra Civil durante un incendio. Como artista que era, Gaudí no llevaba una forma convencional de trabajo, y no quedó ningún plano ni directriz a seguir que indicara como debía finalizarse la obra. Por ello, cuando se retoma el proyecto en 1940 hubo que plantear cómo seguir para ser fiel al estilo y las ideas de Gaudí. El proyecto se retoma gracias a que el arquitecto Francesc Quintana restauró la cripta quemada y reconstruye parte de las maquetas por las cuales hoy se construye el templo. Pero no es hasta 1952 cuando se vuelven a reanudar las obras, utilizando los pocos bocetos que se salvaron.

Se constituye un taller de modelistas que investigan y hacen tareas de restauración y clasificación de las piezas que se salvaron para seguir el patrón original. En este taller trabajan maquetistas y modelistas que realizan un trabajo artesanal, ya que en esta fase, la tecnología no ayuda mucho...su labor es conocer al dedillo la geometría usada por Gaudí para saber interpretar los planos que los arquitectos les pasan y realizar los moldes de yeso y las maquetas que les proporcionaran una previsualización de la obra antes de realizarla en piedra. Esta labor manual se facilita un poco gracias a las nuevas impresoras de sólidos que traducen los planos arquitectónicos a una pieza física tridimensional con ayuda de la asistencia del ordenador, pero este sistema por ahora sólo es útil con piezas pequeñas.

A pesar de los avances tecnológicos, la construcción de la Sagrada Familia conlleva la elaboración de algunas de sus piezas de una manera artesanal, es el caso del taller de modelistas que ayudan a mostrar el aspecto que tendrá el templo antes de que se realicen las obras.
Hoy podemos ver que hay ocho torres construidas, que corresponden a la fachada del Nacimiento y a la fachada de la Pasión. El proyecto consta en total de 18 torres o campanarios, la forma vertical de los mismos pretende ser la unión entre el cielo y la tierra. Las doce más bajas, entre las que están las que ya se encuentran construidas, representan a los doce apóstoles, coronados con símbolos episcopales: la cruz, la mitra, el anillo y el báculo. Cuatro torres más altas, serán la representación de los cuatro evangelistas, culminadas con un ángel, un toro, un león y un águila...símbolos que identifican a cada uno de ellos. Sobre el ábside se construirá una torre de mayor diámetro y altura dedicada a la Virgen María, coronada por una estrella luminosa.

Por último la más alta de todas, es una flecha de 170 metros de altura, el cimborrio, que representa a Cristo y que dominará toda la ciudad. La idea de Gaudí es que fuera coronado por una gran cruz que brillará de día gracias a los mosaicos de trencadís y de noche por la luz proyectada desde las otras torres

Las fachadas se disponen según la posición del sol, dependiendo de su significado, la del Nacimiento al amanecer, la de la Gloria a mediodia, y la Pasion al anochecer...
La Iglesia consta de tres fachadas la del Nacimiento, la Pasión y una tercera que aún no está en pie que es la fachada de Gloria, cada una de ellas corresponden al Nacimiento, Muerte y Resurrección de Cristo respectivamente.

La Fachada del Nacimiento, fue la que finalizó Gaudí, está orientada a la salida del sol. Las puertas que dan paso al interior simbolizan la Fe, Esperanza y Caridad, en esta fachada se encuentran cuatro de las torres o campanarios de los apóstoles el que Gaudí pudo ver terminado antes de fallecer fue el dedicado a San Bernabé. Los otros tres se terminaron en 1929 coincidiendo con la visita de los reyes de Dinamarca.

La fachada se encuentra decorada bajo un esquema gótico en el que se funden las ondulaciones modernistas y el elemento naturista en la flora y fauna que lo integran, eco de la cultura mediterránea, tortugas, caracoles, patos, búhos, gorriones...se esconden en sus formas. Los ventanales muestran frutos típicos de la primavera.

La fachada de la Pasión fue declarada en 2005 Patrimonio Cultural de la Humanidad.
El criptograma de la Fachada de la Pasión es de los más conocidos. Es un enigmático cuadrado con 16 cifras que permite 310 combinaciones y todas ellas suman 33, la edad de Cristo. Es una fachada desnuda, de formas muy simples, símbolo de la desolación y la muerte de Cristo. Es un intento de mostrar el sentimiento de la pérdida irreversible de la muerte, los elementos que la componen son columnas que asemejan huesos y ornamentación floral y animal, en los ventanales se ofrecen los frutos de invierno: castañas, granadas y naranjas.

La fachada tiene tres portales, cada uno representa una de las tres virtudes teologales.

La Fachada de la Gloria se encuentra orientada hacia el mediodía, muestra por orden de ascensión el infierno, la muerte, las virtudes, los dones del Espíritu Santo, finalmente en la cumbre se encuentra la Trinidad: las siete columnas exteriores que soportan el porche son los siete dones del Espíritu Santo.

En ella se incorpora en la ornamentación imágenes de antiguas mitologías y temáticas paganas, como los monstruos de la parte del infierno.

La visita al templo aún en construcción supone el pago de una entrada que junto con las donaciones particulares financia las obras. La finalización del mismo se espera que sea en el año 2026, aunque las nuevas tecnologías pueden adelantar su terminación.

En los últimos años se ha finalizado la construcción de la fachada de la Pasión incorporando las esculturas de Subirachs, para luego trabajar en la construcción de las naves y el crucero, que incluyen el coro, los ventanales, el patio de columnas y los ventanales superiores. Cuando esta fase finalice el templo quedará cubierto y se pasará a construir el cimborrio que será lo último que quede por hacer.

El 18 de Marzo del 2007 se celebró el 125 aniversario de la colocación de la primera piedra del templo.
Aunque aún se pretende continuar el estilo de Gaudí algunas de sus esculturas han sido objeto de polémica, en concreto las realizadas por el escultor Josep Maria Subirach, que se encuentran en la Fachada de la Pasión, ya que son de un estilo contemporáneo, nada que ver con el modernismo de Gaudí. El templo cuenta también con las obras escultóricas de J. Busquets y el escultor japonés Etsuro Sotoo que ha participado con esculturas que se encuentran en la fachada del Nacimiento.

No es por lo único que la Sagrada Familia se encuentra en el ojo del huracán. Un proyecto del Ministerio de Fomento que pretende que la línea del AVE pase por debajo de la zona de la Sagrada Familia, este túnel estaría previsto que pasara justo al lado de dónde irían los cimientos de la fachada principal del templo. Las posibilidades de que se pueda provocar un hundimiento de la zona y ello afecte al templo es lo que mantiene divididas las opiniones de los ciudadanos que quieren que se modifique este trazado para evitar una catástrofe.